Frutas para el hígado graso como prevención

  • por

Las personas deben ser conscientes de que el hígado juega un papel muy importante porque descompone los nutrientes y las toxinas en el cuerpo y es responsable del colesterol en su cuerpo. Puede ser un órgano pequeño, pero tiene una gran responsabilidad; y la negligencia en la atención puede contribuir a enfermedades graves en el futuro.

Si su hígado tiene entre un 5% y un 10% de grasa, es posible que padezca la enfermedad del hígado graso. Tener algo de grasa sigue siendo normal; pero si se encuentra dentro de estos límites, puede causar algunos efectos muy dañinos. Siga leyendo para obtener más información sobre cómo salvar vidas debido al hígado graso. Este artículo también te enseñará cómo combatirlo comiendo fruta.

También hay casos en los que las personas no consumen alcohol y padecen enfermedad del hígado graso. Echemos un vistazo a la diferencia entre quienes tienen enfermedad hepática alcohólica (ALD) y enfermedad hepática no alcohólica (NALFD).

Enfermedad hepática alcohólica:

  • Las personas que consumen mucho alcohol desarrollan una enfermedad llamada ALD
  • Los genes de nuestro cuerpo juegan un papel en la descomposición del alcohol.
  • Otros factores que contribuyen al desarrollo de esta enfermedad son el exceso de hierro, la dieta, la obesidad y la hepatitis C.

Enfermedad hepática no alcohólica (NALD):

  • Hay casos en los que las personas solo sufren de grasa adicional en el hígado.
  • Las personas deben darse cuenta de que el exceso de grasa hepática puede causar problemas como la esteatohepatosis no alcohólica (EHNA). Debido a esta enfermedad, también puede sufrir cirrosis, porque el hígado ya no puede funcionar debido al tejido cicatricial que se ha apoderado de las células hepáticas. El cáncer de hígado también está relacionado con esto.
  • La grasa extra y la EHNA se vuelven bastante desenfrenadas. Afecta incluso a la generación más joven. El estudio muestra que es común entre los grupos asiáticos e hispanos. Otro 20% de los adultos también enfrenta sus desafíos.
  • Además de estos factores, existen otros como: suficientes nutrientes, pérdida de peso y medicación.

Las frutas son una excelente manera de combatir el hígado graso. En este artículo te contaré algunas frutas que puedes comer y en qué te benefician. Estos son:

  • El aguacate es una grasa monoinsaturada, que es una mejor opción que las grasas saturadas. Las grasas monoinsaturadas son conocidas por su capacidad para reducir los niveles de colesterol. También son eficaces para controlar el azúcar, lo que reduce las posibilidades de desarrollar diabetes.
  • Las frutas ricas en fibra son recomendadas por los especialistas porque tienen la función de reducir el colesterol en el organismo. Estos son: plátanos, bayas, manzanas y calabazas pueden formar parte de una dieta saludable.
  • Frutas que contribuyen a la pérdida de peso. Las manzanas y las peras son muy buenas porque no se benefician de una gran cantidad de calorías. La obesidad es uno de los factores que más contribuye al hígado graso. Con una nutrición y ejercicio adecuados, la pérdida de peso puede reducir los riesgos para la salud.